Incubadora social: ¿Qué es y cuáles son sus características?

incubadora_social

Las incubadoras sociales son organizaciones que buscan atender a comunidades marginadas o con escasos recursos para detectar potencialidades o talentos productivos y así ayudarlos a crear sus propios negocios. A continuación, conoce más sobre este tipo de iniciativas, sus características y algunos ejemplos de incubadoras sociales en el Perú. 

También se le conoce como incubadoras de empresas sociales, donde el emprendimiento social se ha convertido en un fenómeno indispensable para generar cambios sostenibles en aquellas regiones y poblaciones que más lo necesitan. Este tipo de empresas se convierten en un motor de desarrollo permitiendo dar soluciones a diferentes problemáticas, además de mejorar la calidad de vida de quienes más lo necesitan. 

Al igual que las empresas tradicionales, las empresas sociales necesitan aprender cómo desarrollar un plan de negocios, asegurar la financiación y medir el impacto que tendrán en la sociedad. Para poder solventar estos retos de las etapas iniciales se encuentran las incubadoras sociales. 

¿Qué es una incubadora social?

Podemos decir, entonces, que una incubadora social es un centro que se especializa en la creación y formación de pequeños y medianos empresarios a través de la enseñanza de herramientas financieras, administrativas y de mercado para que puedan ser capaces de desarrollar su propios negocios.

Su principal objetivo consiste en fomentar, además de la profesionalización de los negocios ya establecidos, el desarrollo e implementación de nuevas ideas, la innovación y la cultura emprendedora, sobre todo en los jóvenes como una manera de ayudarlos a salir adelante.

Es importante destacar que las incubadoras sociales se enfocan, principalmente, en aquellas comunidades que han sido marginadas o que se encuentran en situaciones vulnerables con la intención de detectar el potencial productivo de sus miembros para así ayudarlos a generar pequeños negocios. Se considera una alternativa efectiva para generar autoempleo en estas zonas. 

 

Origen de las incubadoras sociales

El concepto de incubadoras de empresas existe desde el año 1950, donde apareció por primera vez en Silicon Valley como centros de desarrollo tecnológico para ayudar a las pequeñas empresas creadoras de software a ser más productivas, ya que eran ellas las que abastecían a las empresas más grandes.

Por otro lado, en Europa aparecen en Inglaterra, subsidiadas por la British Steel Corporation para crear nuevas pequeñas empresas que se dedican a la producción de acero. Después de la recesión económica de 1970 que afectó a gran parte de Europa occidental, los gobiernos locales, las universidades e instituciones financieras decidieron evaluar diferentes procesos de industrialización para ayudar a las regiones poco desarrolladas.

Es así como las incubadoras de empresas europeas se convirtieron en centros cuyo objetivo consistía en promover el desarrollo regional. Ya no solo se incluían empresas orientadas a las nuevas tecnologías sino que también empezaron a abarcar empresas de otras áreas tradicionales de la economía. 

En América Latina el proceso fue diferente, donde fue gracias al economista peruano Hernando de Soto que se descubrió el concepto de libertad de mercado y su impacto en las clases marginadas del Perú. Es así como determinó que las comunidades más pobres llenaban el vacío institucional y legal a través de organizaciones productivas clandestinas. 

Fue así como en 1995 se implementó en Brasil el primer modelo de incubadoras sociales originario de Europa y con el que se logró aumentar la organización productiva de las comunidades rurales al brindarles financiamiento, asesorías y capacitaciones según la vocación productiva de cada comunidad.

 

Características y ventajas de las incubadoras sociales

Una incubadora social correctamente establecida debe cumplir con una serie de características y objetivos. Es importante destacar que este tipo de centros se dedican a trabajar de la mano con las comunidades más necesitadas para ayudarlas a explotar sus potencialidades y así romper con el ciclo de la pobreza. 

Las acciones de las incubadoras sociales deben apuntar siempre a lo siguiente: 

    • Las innovaciones: esta característica es fundamental en el mundo de los negocios. Se deben fomentar aquellas ideas nunca antes vistas en el mercado. 
    • Agregar valor a las soluciones: es importante que los negocios que promuevan sean capaces de encontrar soluciones efectivas y de valor.
    • Ofrece capacitaciones: es importante que puedan ayudar a las nuevas empresas a adquirir los conocimientos básicos que necesitan para ser exitosos. 
    • Formación constante: las incubadoras ofrecen mentorías con expertos y capacitaciones constantes en todas las áreas necesarias. 
    • Ofrece opciones de financiamiento: fundamental para que los emprendedores puedan iniciar su negocio. 
    • Aumenta la oportunidad de establecer redes de contactos: crucial para mejorar las conexiones sociales y generar nuevas oportunidades de negocio.

En lo que respecta a sus ventajas podemos decir que las incubadoras sociales se convierten en un tipo de mecanismo para disminuir la desigualdad social y la pobreza al promover la apropiación del desarrollo de sus habitantes, eliminando la necesidad de subsidio constante por parte del Estado. 

Fomentan, además, valores como el desarrollo productivo y la cultura del trabajo. Gracias a ellas, las nuevas generaciones pueden generar su propia fuente de ingresos sin verse obligados a dejar su comunidad y abandonar a sus familias. Definitivamente, este tipo de iniciativas le ponen un fin al ciclo de la pobreza, generando un cambio sostenible. 

 

¿Qué servicios ofrecen?

Las incubadoras sociales ofrecen, también, una amplia variedad de servicios para ayudar a los emprendimientos sociales a tener éxito en su negocio. Su labor no se limita únicamente a la etapa inicial, al contrario, suelen contar con tiempo de incubación donde se le facilitan una serie de beneficios a los emprendedores para que aprendan sobre las gestión y otras herramientas del negocio como:

1. Autoidentificación de la naturaleza de la empresa: 

Para que su propuesta de negocio sea exitosa es fundamental que los empresarios sean capaces de definir el impacto de su negocio en una determinada problemática social, además de definir las acciones que van a desarrollar. Este proceso donde se auto identifican los emprendedores suele ser complejo ya que influyen distintos factores para los cuales pueden no tener la formación adecuada. Es aquí donde intervienen las incubadoras. 

2. Orientación legal: 

Las incubadoras sociales buscan que los nuevos emprendimientos que se formen dentro de su programa sean siempre de manera legal. Es por eso que ofrecen orientación y capacitaciones donde explican los pasos a seguir para la formalización del negocio. 

3. Actividades de marketing: 

Saber cómo desarrollar una estrategia de marketing es clave en el éxito de cualquier negocio. De esta forma podrán darse a conocer en el mercado y alcanzar cada vez a más personas incluso fuera de su comunidad. Las incubadoras sociales permiten a los emprendedores conocer más sobre el marketing, marketing sustentable y las relaciones públicas, lo que incluye mentorías, orientación y recursos. 

Incubadoras sociales en el Perú

En nuestro país existen diversas incubadoras sociales que trabajan arduamente para disminuir la desigualdad social y promover el talento que existe en las comunidades más vulnerables. De esta forma se les da la oportunidad de generar fuentes de ingreso dignas al mismo tiempo que ayudan a sus familiares y comunidades. 

Incubadora PQS

Brindan acompañamiento a aquellos emprendedores que cuenten con una idea de negocio y que quieran hacerla realidad o a aquellos que ya tienen un proyecto en marcha y necesitan mejorarlo. La Incubadora PQS ofrece la guía y el apoyo que necesitan para lograrlo de la mano del programa Innóvate Perú del Ministerio de la Producción. 

The Peruvian Social Incubator 

Es una incubadora de negocios peruano-belga que surgió en el 2018 y busca fortalecer el desarrollo, crecimiento e impacto del emprendimiento social en Perú alineados con los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

MarcaLima es un emprendimiento peruano que busca darle voz a aquellos peruanos de a pie que representan a la ciudad de Lima, construyendo nuestra marca. Para lograrlo ofrecemos una serie de servicios a empresas y emprendimientos que les permiten generar contenido de calidad al mismo tiempo que se acercan a la ciudadanía.

Dejar un comentario