7 Formas de Cuidar Nuestro Planeta

cuidar_planeta

Sabemos que el medio ambiente cada vez se encuentra más afectado y forma parte de nuestra responsabilidad empezar a tomar acciones que ayuden a recuperarlo poco a poco. Debes empezar a hacer algunos cambios en tu rutina y ser más consciente de lo que consumes para lograrlo. Con la intención de hacer esta tarea más sencilla, a continuación te enseñamos 7 formas de cuidar nuestro planeta. 

Los recursos naturales, la capa de ozono y los glaciares cada vez están más deteriorados. De hecho, cada año más animales se acercan a la extinción y estamos llevando a nuestro planeta a un punto de no retorno. Si bien es cierto que las empresas más grandes son las que más contaminan, cada uno de nosotros puede empezar a tomar acciones que cuiden nuestro planeta y el medio ambiente.

La situación es tan grave que de acuerdo con la Organización de Naciones Unidas (ONU), la degradación de los ecosistemas ya está impactando en la vida de al menos 3200 millones de personas en todo el mundo. Esto representa el 40% de la población mundial, donde además el difícil acceso a los recursos, la contaminación y la eliminación de desechos aumentan las brechas de desigualdad. 

¿Cómo cuidar nuestro planeta?

La buena noticia es que no todo está perdido y existen una serie de medidas que puedes empezar a implementar en tu día a día para mejorar la situación del medio ambiente y cuidar nuestro planeta. Puedes pensar que la acción de una sola persona no generará un gran cambio, pero si poco a poco cada vez más personas empiezan a hacerlo, ¡el resultado será otro!

1. Cuida el agua

El agua es uno de los recursos naturales más importantes que tiene nuestro planeta. ¿El problema? Se está agotando. Aunque los océanos son masas de agua enormes, al ser salada, no puede ser utilizada para el consumo humano u otro tipo de procesos. 

Actualmente, alrededor de 3 mil millones de personas en el mundo no tienen acceso al agua y, más específicamente, en Perú el 94.8% de la población en zonas urbanas tiene acceso al agua mientras que solo el 76.3% de la población rural puede acceder a este valioso recurso. La escasez del agua es una realidad, aunque tú no lo vivas aún es importante empezar a tomar medidas para cuidar este recurso.

Es por esto que resulta fundamental empezar a implementar una cultura de ahorro y consumo racional. Puedes iniciar tomando duchas más cortas, evitar dejar correr el agua innecesariamente cuando te lavas los dientes o las manos y revisar siempre que puedas tus cañerías para prevenir cualquier fuga.

2. Mejora tu consumo de energía

Sí, el uso excesivo de energía eléctrica también tiene un impacto negativo en el medio ambiente, ya que mientras más demanda de energía exista se produce una mayor liberación de CO2 al ambiente. Como consecuencia se afecta el equilibrio del medio ambiente. 

Otro problema es que empiezan a plantearse cada vez más proyectos hidroeléctricos para poder satisfacer la demanda, afectando no solo a los ecosistemas sino también a las poblaciones cercanas. ¿Qué puedes hacer? Cambia los focos de tu hogar por focos ahorradores, asegúrate de desconectar los electrodomésticos cuando no los estés usando, apaga las luces cuando no las necesitas y empieza a comprar artefactos con eficiencia energética.

3. Recicla y reutiliza

El planeta se está llenando de un montón de residuos que lo único que hacen es contaminar el aire, el suelo y el agua. El uso del plástico es cada día mayor y el resultado es que los mares cada vez se encuentran más contaminados con microplásticos y se pone en riesgo la vida marina, afectando el ecosistema y la pesca. 

El secreto para contrarrestar esta contaminación es reciclar y reutilizar todo lo que se pueda. Tómate el tiempo de separar tu basura según sea orgánica, papel, plástico o vidrio y llévala a los centros de reciclaje que se encuentren cerca a ti. El aceite también es un gran contaminante del agua cuando se desecha de forma equivocada, así que puedes buscar lugares que reciban aceite de cocina usado. 

Evita los plásticos de un solo uso y reutiliza todo lo que puedas. Realizar donaciones de ropa que ya no usas también es una excelente manera de alargar su vida útil y disminuir los desechos.

4. Consume responsable

La sociedad actual se ha encargado de promover el consumismo indiscriminado de productos que muchas veces ni siquiera necesitamos. La mayoría de estos tardan cientos de años en degradarse ya que están hechos de plástico u otros elementos contaminantes. Para empezar a tener un consumo más responsable, opta por comprar solo lo que necesites y escoge productos libres de plástico y con empaques hechos con materiales reciclados.

Otra manera de contribuir a cuidar nuestro planeta es consumiendo alimentos orgánicos libres de pesticidas. No solo estarás cuidando tu salud sino que también ayudarás a los productores locales y promoverás la conservación de los recursos naturales.

5. Disminuye tus desperdicios

Además de reciclar y reutilizar, es importante que puedas reducir la cantidad de desperdicios que generas en tu día a día. Esto incluye dejar de usar recipientes de aluminio o plástico o cualquier otro producto de un solo uso que terminará en la basura en poco tiempo. 

Debes intentar aprovechar al máximo todo lo que compres, empezando por los alimentos. Existe una nueva tendencia llamada cocina de aprovechamiento donde te enseñan cómo disminuir la cantidad de desechos al cocinar, dándole un propósito a cada una de las partes de los alimentos. 

6. Crea áreas verdes

Otra manera súper efectiva de cuidar nuestro planeta es creando más áreas verdes. No es necesario que siembres un bosque entero para empezar a generar un cambio, de hecho puedes empezar desde casa cultivando distintas especies de plantas. Recuerda que estas absorben el CO2 del ambiente y lo convierten en oxígeno, así que estarás mejorando la calidad del aire que respiras en tu hogar. 

Ten en cuenta que si empiezas a sembrar árboles o plantas en espacios abiertos debes tener mucho cuidado para evitar plantar especies que puedan afectar el ecosistema del lugar. Para eso procura siempre asesorarte o sembrar las mismas especies que ya se encuentren allí.

7. Reduce el uso de vehículos particulares

Si eres de los que tiene auto y se mueve a todos lados con él, es momento de reconsiderarlo si quieres empezar a cuidar el medio ambiente. Los autos son una fuente de contaminación importante, ya que emiten constantemente CO2 al ambiente. De hecho, según diversos estudios se estima que durante su vida útil un automóvil producirá alrededor de 24 toneladas de dióxido de carbono.

Opta por usar más seguido el transporte público o compartir tu vehículo con vecinos o amigos y, si quieres mejorar tu salud en el proceso, puedes empezar a movilizarte en bicicleta, scooter o incluso patines. ¡Todo cuenta!

Si cada uno de nosotros empieza a incluir estos cambios dentro de su rutina diaria es posible generar un cambio importante en el medio ambiente. Cuidar nuestro planeta es tarea de todos y es importante, además, responsabilizar a las grandes empresas por la contaminación que generan.

Dejar un comentario