Reciclaje: ¿Qué es y por qué es importante?

reciclaje

Para cuidar el medio ambiente y reducir el impacto que tenemos en él, es importante reciclar. Este no es más que un proceso donde se utilizan empaques de cartón, aluminio o vidrio usados para crear productos nuevos, evitando la contaminación. A continuación, conoce más sobre el reciclaje y porqué es importante. 

 

La contaminación y el fuerte impacto que tiene la industria en el medio ambiente está llegando a un punto de no retorno. Es por eso que resulta indispensable empezar a tomar medidas que ayuden de alguna manera a revertir las consecuencias. El reciclaje es una excelente manera de lograrlo, ya que permite alargar la vida útil de las cosas y reducir los desechos.

 

¿Qué es el reciclaje?

El reciclaje se refiere a la recolección y procesamiento de desechos de papel, cartón, vidrio o plástico para que una vez cumplida su vida útil puedan convertirse en nuevos productos, de esta manera se puede llegar a evitar la explotación excesiva de recursos, además de producir menos desechos que afecten al medio ambiente.

 

Es importante destacar que las sociedades son cada vez más consumistas, por lo que resulta indispensable encontrar alternativas al uso de recursos naturales para evitar que estos se agoten, además de cuidar la cantidad de contaminación producida por los desechos. 

 

Gracias a las nuevas tendencias, las empresas están siendo más socialmente responsables, por lo que han empezado a involucrarse en el impacto medioambiental de sus operaciones, buscando alternativas para revertirlos. Es por eso que son muchos los que han empezado a utilizar materiales reciclados para sus empaques. 

 

Importancia de reciclar

Si queremos que las generaciones futuras disfruten de un planeta con recursos naturales y que, además, sea seguro para vivir, resulta indispensable incluir el reciclaje en nuestro día a día. Sin embargo, para esto es necesario hacer un esfuerzo colectivo donde participen desde líderes mundiales hasta empresas y personas.

 

Si todavía te quedan dudas sobre si es necesario o no reciclar, debes saber que la producción de residuos se ha duplicado en los últimos 30 años, esto quiere decir que no solo estamos acabando con los recursos naturales sino que, además, estamos convirtiendo al planeta en un vertedero de basura enorme.

 

No solo esto, los desechos de plástico que llegan a los océanos destruyen la vida marina, llegando a morir hasta 1 millón de animales al año debido a la contaminación. La contaminación definitivamente está acabando con el planeta, es por eso que el reciclaje resulta necesario para combatir el calentamiento global y reducir la cantidad de desechos que se producen anualmente.

 

Míralo de esta forma, el reciclaje no solo tiene beneficios ambientales, sino también económicos. Cuando reciclas estás ahorrando materias primas y la energía utilizada para su elaboración. Por ejemplo, cuando reciclas 4 botellas de vidrio es posible ahorrar la cantidad de energía equivalente al funcionamiento de una refrigeradora durante un día entero. En muchos casos, además, reciclar envases tiene una pequeña remuneración económica para quienes lo hacen. 

 

Estos son algunos de los beneficios del reciclaje: 

 

  • Permite ahorrar energía. 
  • Evita la explotación y posterior agotamiento de los recursos naturales.
  • Se evitan los métodos de extracción de recursos invasivos y contaminantes.
  • Reduce la contaminación ambiental. 
  • Se producen menos desechos sólidos que terminan en vertederos.
  • Genera puestos formales de trabajo.

 

Tipos de reciclaje

Existen distintos tipos de reciclaje que pueden dividirse o bien según el proceso que utilizan para convertir los desechos en nuevos productos o según el tipo de material que se utilice. Este sigue siendo un proceso fundamental que todas las empresas deberían empezar a implementar si quieren contribuir con el medio ambiente y mejorar su imagen.

Según el tipo de proceso: 

 

  • Reciclaje primario: este se produce cuando no se altera la función de los materiales y se convierten en más de lo mismo. Por ejemplo, cuando se recicla papel para convertirlo en más papel o latas de refresco. 

 

  • Reciclaje secundario: por otro lado, este tipo de reciclaje transforma al producto desechado en uno totalmente nuevo, fabricado con el mismo material. 

 

  • Reciclaje terciario: se encarga de descomponer químicamente los desechos para producir productos totalmente diferentes con los mismos materiales. 

 

Según el tipo de material:

 

  • Reciclaje de plástico: lo primero que debes saber es que el plástico no es biodegradable y toma más de 200 años en desaparecer cuando se desecha en el medio ambiente. El reciclaje del plástico consiste en recolectar para luego limpiarlo y fundirlo, con lo que se hacen nuevos objetos. 

 

  • Reciclaje de papel: a pesar de ser un material biodegradable, el papel es uno de los materiales más utilizados en todo el mundo por lo que resulta indispensable reciclarlo. El proceso consiste en triturarlo, someterlo a tratamientos para convertirlo en una pasta y luego hacer más papel. 

 

  • Reciclaje de vidrio: este es uno de los materiales que mejor se adapta al proceso de reciclado y, de hecho, puede ser reutilizado y procesado infinitas veces. Cuando el vidrio se recicla se ahorra hasta un 30% de la energía que se utiliza para la producción de vidrio nuevo. 

 

  • Reciclaje de aluminio: este tipo de material se utiliza en una amplia variedad de productos que se encuentran presentes en nuestro día a día, principalmente en latas, envases y en la construcción. Para reciclarlo solo se debe fundir, purificar y ya está listo para usarse nuevamente. 

 

Reutilizar y Reciclar

Dos términos que suelen usarse mucho pero que no significan lo mismo son reciclar y reutilizar. La verdad es que van de la mano, ya que lo ideal es que una sea anterior a la otra: primero se debe intentar reutilizar los productos y cuando no se pueda es que se procede a reciclarlos.

 

Piénsalo como un proceso: cuando se reutiliza un material no es necesario que atraviese ningún proceso de modificación de la materia prima sino que se le busca una nueva función según el estado actual. Por otro lado, cuando se recicla se debe procesar un objeto para aprovechar la materia prima con la que se elaboró para luego producir un producto nuevo.

 

En pocas palabras, reutilizar se refiere a encontrar un nuevo uso a un producto sin necesidad de modificar la materia con la que está hecho. Por ejemplo, cuando conviertes prendas de ropa vieja en bolsos. De esta manera la ropa no se convierte en un residuo y obtienes un producto nuevo, por lo que evitas comprar otro. Si la misma ropa la reciclas, debe someterse a un proceso donde se trata la tela descomponiéndola en fibras para convertirla nuevamente en materia prima. 

 

¿El reciclaje puede ser un negocio?

Durante los últimos años el reciclaje se ha consolidado, además, como una industria para cierto tipo de residuos como el metal y el papel. Hoy en día existen profesionales que han decidido emprender en nuevos negocios de reciclaje, generando ganancias y contribuyendo al medio ambiente. Por ejemplo, el reciclaje de aguas es un tipo de negocio que se ha hecho rentable. 

 

No solo esto, si cada vez más empresas se animan a reciclar podrían recuperar miles de dólares. De esta manera es posible reducir la cantidad de desechos que producen al mismo tiempo que obtienen una remuneración económica por ello. Así que sí, el reciclaje puede ser un negocio que además resulta rentable para todas las partes involucradas. 

 

En Marca Lima buscamos generar conciencia social en todas las empresas con las que trabajamos, ofreciendo servicios de comunicación estratégica, branding e identidad visual, diseño web y campañas sociales. ¿Nuestro objetivo? Trabajar por un Perú mejor y más justo para todos, donde se sumen esfuerzos para incentivar temas como la responsabilidad social, el voluntariado, el reciclaje y mucho más.

¿Quieres saber más sobre lo que hacemos y la importancia del marketing social? ¡Visita nuestro blog! Encontrarás más información sobre movimientos sociales, sostenibilidad, sustentabilidad, entre otros temas de valor.