Inversión Social: ¿Qué es y cuáles son sus características?

inversion_social

La inversión social es una práctica empresarial o gubernamental que busca ayudar a las personas a tener una participación y acceso libre a las fuentes de empleo, salud, educación y bienestar a través de la movilización de recursos humanos, financieros o materiales. A continuación, conoce de dónde viene esta inversión y cuáles son sus características.

 

Alrededor del mundo aún existen países que luchan día a día con grandes índices de desigualdad, desempleo, hambre y pobreza. El problema surge cuando los mismos líderes del territorio no cuentan con los recursos necesarios para atacar estas problemáticas, es aquí cuando intervienen empresas u organizaciones que deciden realizar una inversión social. 

 

¿Qué es la inversión social?

Podemos decir, entonces, que la inversión social tiene el objetivo de invertir en las personas para mejorar su calidad de vida. Es una práctica empresarial o gubernamental en la que se utilizan recursos humanos, materiales o financieros para tener un impacto positivo en el desarrollo de las comunidades. La inversión social se enfoca en: 

 

  • La protección social 
  • Educación 
  • Salud 
  • Vivienda 
  • Protección del medio ambiente
  • Actividades recreativas, culturales o religiosas

Este tipo de actividades son reembolsables, en muchos casos, incluso, con intereses. ¿Cómo? Las organizaciones benéficas y las empresas sociales suelen realizar diferentes actividades comerciales, recibir contratos para la prestación de servicios públicos, acceder a subvenciones o donaciones, en algunos casos todas estas actividades generan excedentes que luego son utilizados para reembolsar a quienes han invertido. 

 

En pocas palabras, la inversión social no es un donativo sino una inversión propiamente dicha. Las empresas prestan su dinero a ONGs u organizaciones que tienen una buena causa para que estas puedan desarrollar las actividades necesarias para generar un cambio en la sociedad. Este dinero, posteriormente, será devuelto. 

 

Este tipo de inversión también se utiliza para aquellas empresas que surgen con la intención de ayudar a los demás. Por ejemplo, un nido que utiliza las ganancias para ayudar a niños en situación de pobreza o un café que contrata a personas que han estado en la cárcel para ayudarlas a recuperar sus habilidades. Un inversor social es la mejor manera en que estas iniciativas podrán iniciar sus operaciones, crecer, comprar activos y tener un flujo de caja apropiado. 

 

Cada vez existen más empresas socialmente responsables

En los últimos años, las empresas han decidido ser más responsables con las comunidades en que se desarrollan, por lo que buscan distintas maneras de ayudar. De esta manera pueden retribuir a la sociedad, contrarrestar los efectos negativos de su producción y mejorar su imagen entre sus consumidores.

 

Es así como cada vez se esfuerzan más para alinear sus actividades de negocio con las necesidades de las comunidades, generando una serie de beneficios para el desarrollo social y, por supuesto, el rendimiento económico de las organizaciones que lo hacen posible.

 

El financiamiento de proyectos y organizaciones civiles es una de las mejores maneras que tienen las empresas de ser socialmente responsables. Es aquí donde nace el concepto de inversión social; las empresas pueden mejorar su imagen al mismo tiempo que contribuyen a causas que mejorarán la calidad de vida de las comunidades. 

 

Inversión social, donativos y filantropía

La inversión social puede confundirse con donativos o usarse como sinónimo de filantropía, pero la realidad es que son conceptos diferentes y es importante aprender a diferenciarlos. A continuación, te explicamos con más detalle qué abarca cada uno de ellos y porqué no deben compararse con la inversión social:  

Inversión social y donativos 

Aunque pueden parecer términos parecidos, la inversión social es muy diferente a las donaciones ya que todo el dinero que se presta a las organizaciones y fundaciones será retornado de alguna manera, bien sea de forma económica, de desarrollo de capacidades o de prestigio. 

 

Por otro lado, con la inversión social se busca alcanzar objetivos a través de mecanismos de transparencia, medición del impacto que tiene en la sociedad y rendición de cuentas a quienes han realizado el préstamo. Los donativos se refieren a la entrega de dinero o productos a un tercero con el objetivo único de ayudar, sin esperar una devolución o compensación. 

Inversión social y filantropía

Lo primero que debemos tener claro es que la filantropía se refiere al sentimiento de empatía que motiva a las personas a ayudar a los demás de forma desinteresada, sin fines de lucro y sin esperar recibir nada a cambio a través de voluntariados o donaciones de cualquier tipo. 

 

Una vez aclarado este concepto podemos entender que, aunque ambos términos se usen con un mismo lenguaje, podemos decir que la inversión social representa un componente más amplio de la filantropía, ya que no solo busca generar un cambio que tenga un impacto positivo, sino que, además, sea sostenible en el tiempo. 

 

Tipos de inversión social

La inversión social puede dividirse en varios tipos dependiendo de dónde provenga el capital o para qué se destine su uso. Es clave que las organizaciones sean capaces de manejar mecanismos transparentes para que los inversores puedan apreciar por sí mismos el uso que se le da a su capital en función de los objetivos que se han propuesto. 

1. Préstamos

Cuando la inversión social se realiza a manera de préstamo, se ofrece una cantidad monetaria determinada con la condición de que sea devuelta en un periodo de tiempo previamente pactado. En la mayoría de los casos, estas cuotas de pago suelen incluir intereses para que el inversor obtenga un beneficio. 

2. Acciones

A diferencia de los préstamos, en este tipo de inversión social las organizaciones venden parte de sus acciones al inversor, de esta manera pueden usar ese dinero para financiar sus proyectos y seguir trabajando para lograr sus objetivos. El inversor no solo recibe parte de las ganancias sino que también se involucra en la gestión y toma de decisiones. 

3. Inversión de financiación colectiva

Para este tipo de inversión se utiliza una plataforma en línea que no está asegurada contra un activo. En esta plataforma se reúne a un grupo de inversores individuales que prestan diferentes cantidades de dinero a la organización que luego se pagarán en un rango de fechas acordado por todas las partes. 

4. Fondos de propiedad social 

En este caso la empresa u organización se encarga de recaudar fondos de sus distintos inversores con el objetivo de comprar una propiedad que también podrá ser alquilada para sus necesidades. 

5. Cuasicapital

Este tipo de inversión es bastante similar a las acciones, sin embargo, en este caso las organizaciones no ofrecen parte de sus acciones sino que se comprometen a pagar un monto fijo de dinero al mes a sus inversionistas en compensación por el financiamiento que reciben para mantener sus operaciones. 

 

En Marca Lima trabajamos de la mano con una amplia variedad de empresas para ayudarlas a ser cada vez más socialmente responsables y contribuir al desarrollo del Perú que todos queremos. Es por eso que ofrecemos diferentes servicios que van desde la comunicación estratégica y creación de contenido hasta la implementación de campañas sociales. 

 

De hecho, gracias a estas empresas que han confiado en nosotros hemos podido desarrollar estrategias con un impacto social importante, donde hemos ayudado a cambiar la realidad de miles de peruanos. Es así como hemos trabajado con empresas como PanSoy, Cálidda, Friedrich Ebert Stiftung, Natura, SBD, Pepsico y muchas más. 

¿Quieres conocer más sobre responsabilidad social y marketing? ¡Visita nuestro blog! Encontrarás una amplia variedad de contenido que te ayudará a entender la importancia del cambio social y cómo el marketing puede influenciarlo.

Preguntas Frecuentes

¿Qué es la inversión social?
La inversión social es el proceso de invertir en empresas, proyectos o fondos que buscan generar un impacto social positivo además de un retorno financiero.

¿Qué tipos de inversiones son consideradas inversiones sociales?
Existen varios tipos de inversiones sociales, como:
Inversiones en microcrédito: prestan pequeñas cantidades de dinero a personas que no tienen acceso a servicios financieros tradicionales.
Inversiones en energías renovables: invierten en proyectos que generan energía a partir de fuentes sostenibles.
Inversiones en empresas sociales o de impacto: invierten en empresas que buscan generar un impacto social o ambiental positivo además de un retorno financiero.
Inversiones en fondos de impacto social: invierten en una cartera de empresas o proyectos que buscan generar un impacto social positivo.

¿Cómo se mide el impacto social de una inversión?
El impacto social de una inversión se puede medir a través de diversos indicadores, como:
El número de personas que se benefician directamente de la inversión.
La magnitud del impacto, es decir, el cambio en las condiciones de vida de las personas afectadas.
La sostenibilidad del impacto a largo plazo.
La transparencia y rendición de cuentas de los proyectos o empresas en los que se invierte.

¿Qué riesgos existen al invertir en proyectos sociales?
Algunos riesgos asociados a la inversión social incluyen:
Riesgo de default o impagos.
Riesgo de no cumplir con las expectativas de impacto social.
Riesgo de falta de transparencia o información insuficiente.
Riesgo de que el proyecto no sea sostenible a largo plazo.
Riesgo de que el proyecto no sea escalable y no pueda beneficiar a un gran número de personas.