Branding: ¿qué es y cuáles son sus características?

Branding

¿Qué es y para qué sirve el branding?

Branding -o «gestión de marca»– es el proceso de construcción de la identidad y/o personalidad de un producto o servicio. Es una estrategia cuidadosamente diseñada para construir y moldear en la mente del consumidor la forma en que percibe y recuerda una marca.

El branding es la forma de diferenciarte y visibilizar tu propuesta de valor frente a un mar de productos o servicios similares en el mercado. Su principal objetivo es aprovechar los atributos diferenciadores de tu producto y crear una imagen de marca que te permita crecer exponencialmente.

Pero ¿Qué es una marca?

Una marca es y está compuesta por las diferentes asociaciones que consumidores -y no consumidores- hacen sobre ella. Estas asociaciones pueden generarse de forma intencional -a través de campañas de marketing y publicidad- o pueden ser autogeneradas a partir de las interacciones que uno tiene con la marca.

Vale señalar también que no hay límites para lo que se puede construir como marca. La gestión de marca puede estar asociada también a la imagen de una organización, empresa, personaje público, ciudades o países (Ejemplo: Marca Perú, Marca Lima).

Branding VS Marca

Como ya lo habíamos mencionado, una marca será todas las asociaciones o ideas que existen sobre nuestro producto o servicio, pudiendo ser positivas o negativas. Mientras que el branding es el proceso a través del cual desarrollamos una ruta de comunicación con la que esperamos dirigir la percepción del público a un punto específico. Es decir, el proceso de branding busca eliminar cualquier barrera o asociación negativa que una marca pueda tener y proyectar la imagen que queremos transmitir.

¿Por qué es importante el Branding?

Ahora que sabemos que la percepción que los consumidores tienen sobre una marca puede generarse de forma libre, sin intermediación de la empresa u organización detrás de ella, es importante reconocer que ante a un panorama de libertad, nuestros potenciales consumidores o usuarios pueden alejarse de nuestra “idea de marca” al no recibir el mensaje o información pertinente. Por eso es fundamental crear estrategias de gestión de marca que nos permitan dirigir la opinión pública y controlar la imagen proyectada deseada. Esto puede lograrse a través de distintas estrategias de marketing y publicidad, y la forma en que ellas se comunican. Este proceso puede darse desde la comunicación tangible -aquello que el cliente puede ver y tocar, tal como nuestros empaques o espacios físicos- hasta la comunicación intangible -aquello que la marca INSPIRA-.

El desarrollar una estrategia de gestión de marca también te permite crear diferencias visibles ante productos o servicios con atributos similares al tuyo. El branding es una oportunidad para añadir valor emocional a nuestra marca, creando conexiones reales con nuestros clientes, lo cual se verá reflejado en la fidelidad de tu consumidor. 

Y ¿Qué tipos de Branding existen?

Como se mencionó anteriormente, la gestión de marca no está limitado a un producto o servicio, es por ello que podemos establecer diversos tipos de estrategias de branding cuyo enfoque estará basado en el objetivo final que se desea alcanzar.

 

  • Branding comercial:

Branding Comercial
 

Es el tipo de branding más utilizado y está referido a la construcción de activos tangibles (podemos ver y tocar) que una marca debe crear para darle forma y estabilidad a su personalidad de marca.

El objetivo de esta estrategia es conseguir que tu marca esté en el “top of mind” del consumidor. ¿Pero qué significa estar o ser “top of mind”? La traducción literal significa “estar en la parte superior de la mente” o lo que de forma más sencilla podríamos decir: estar en la mente del consumidor. En pocas palabras, debemos estar en la mente del consumidor cuando se haga referencia a la categoría de producto o servicio a la que pertenecemos.

Por ejemplo, si mi producto es una bebida gaseosa ¿podrá mi marca superar a Coca-Cola, Fanta o Inka Kola en el “ranking mental” de mi consumidor? ¿Está mi producto dirigido a los mismos públicos y consumidores de aquellas marcas? ¿Cómo logro diferenciarme de la competencia e ingresar al “top of mind” de mi público objetivo?

 

  • Branding personal

Branding Personal

 

La estrategia de branding personal busca crear y promover tu marca personal, ya sea como personaje público, artista o profesional, con la finalidad de proyectar confianza, seguridad y experiencia.

En el ámbito laboral, plataformas como Linkedin vienen siendo el espacio ideal para que todo profesional pueda construir su sello personal. Este tipo de espacios permiten visibilizar tu perfil profesional y expandir tus redes de contactos -networking- con el fin de atraer a potenciales clientes o generar expectativa ante posibles reclutadores.

En el ámbito artístico, creadores de contenido y personajes públicos se han sumergido en las redes sociales, principalmente Instagram y Tiktok. Su objetivo, y principal activo, es generar interacción con sus seguidores, desarrollando un estilo y personalidad únicos. El principal propósito de estos perfiles es resultar atractivos a los ojos de empresas que trabajan de manera constante con “influencers” o “embajadores de marca”.

 

  • Branding político

El branding político tiene una estrecha similitud al branding personal; sin embargo, la imagen de un candidato a candidata a cualquier cargo político tiene como objetivo construir una marca asociada a “gobierno”. Aquí el candidato se convierte en un «producto» y debe generar valor agregado a los electores.

Este tipo de estrategia debe ser diseñadas de forma cuidadosa y tomando en cuenta posibles escenarios críticos, ya que ante un panorama electoral el escrutinio público es constante y puede ser no siempre favorable.

 

  • Branding social

Es la estrategia de branding que busca asociar a una marca con aquellos propósitos sociales con los que mantiene un vínculo estrecho. Conocido también como “activismo de marca”, esta forma de branding busca humanizar la marca y generar empatía con el público a través de la exposición de las acciones realizadas para apoyar a una causa social, ya sea gestionada desde la misma empresa u organización, o a través de convenios y alianzas con organizaciones sin fines de lucro.

Este tipo de estrategia busca generar empatía en el consumidor; aun así, debe ejecutarse con la sensibilidad correspondiente, ya que, en el peor de los casos, las acciones ejecutadas en el proceso podrían percibirse como manipuladoras u oportunistas, desencadenando una crisis de imagen pública.

 

  • Branding ciudad/país

Branding Ciudad País

 

La marca país o marca ciudad suelen ser iniciativas desplegadas por parte de los Gobiernos Centrales o Gobiernos Regionales con la finalidad de promover actividades específicas en la región. Este proceso puede incentivar el desarrollo e incremento de actividades turísticas en la zona, atraer inversionistas y facilitar importaciones y exportaciones, mejorar relaciones diplomáticas, e incentivar y dar un sentido de unidad e identidad a los habitantes del lugar.

En resumen, las estrategias de branding o gestión de marca tienen como objetivo proporcionar al cliente las herramientas necesarias para construir confianza, una personalidad y un propósito de cara a su público objetivo. 

Cabe resaltar que toda estrategia de branding y su ejecución en una estrategia de marketing y comunicación debe sostenerse en la oferta y calidad del producto o servicio ofrecido. Si la imagen de marca proyectada no cumple con las expectativas generadas, el consumidor tiene en sus manos el poder de las redes sociales para destruir todo lo construido de forma estratégica.

Si gustas una asesoría de Brand para tu empresa no dudes en contactarnos.